miércoles, 9 de junio de 2010

Eto-nterías: el gato culofino

       No se me ocurre una forma más escatológicamente original de ejemplificar el aprendizaje por asociación. Nos ponemos en situación: los gatos siempre buscan un lugar con tierra para defecar; pero he aquí la rareza.




       He aquí un gato que hace sus necesidades en el retrete. La idea en principio no es difícil; sólo se trataría de conseguir que el gato fuera al retrete la primera vez, por puro Conductismo Clásico, o sea, asociación simple. Se me ocurre que esto podría ser posible de varios modos: colocando una caja de tierra en el interior del retrete, utilizando una palabra y llevarlo al retrete inmediatamente... de cualquier manera en la que el gato asocie un estímulo neutro a un lugar.

       A continuación entraría en juego el Conductismo Operante; es decir, habría que dar al gato un reforzador, un premio, las veces que defecase en el retrete, de forma que éste sigue haciéndolo ahí una vez retirado ese premio.

       Pero además, me interesa algo que ocurre a partir del primer minuto. El gato no está ciego, por tanto puede ver que no hay tierra en ese lugar, y aun así efectúa un movimiento como si estuviera enterrando sus heces. Esto es lo que se llama un patrón de acción fija, típico de las conductas innatas: una vez que se da el Mecanismo Desencadenante Innato (en este caso, haber defecado), se inicia el comportamiento ("enterrar") y no se corta hasta que termina. ¿Por qué? Bueno, siempre hay cuatro respuestas a esa pregunta... iremos poco a poco.

5 comentarios:

Almu dijo...

amu, es fácil pero lleva un tiempo enseárle a un gato a hacer sus necesidades en un water... nada de premios, pq los gatos no funcionan así, son sus propios dueños y dueños de todo lo que les rodea.
El proceso consiste en ir acercando cada día, un poco la caja desde su lugar habitual, hasta al lado del water; el paso siguiente es subirla encima del water (el gato se subirá para hacer sus necesidades ahí). Cuando se ha hecho esto se hace un agujero a la caja, y cada día se va haciendo más grande, hasta q el agujero es igual de grande que la taza del water. Hecho esto se puede quitar la caja y el gato hará sus necesidades siempre ahí. Lo q no se, es como les enseñan a tirar de la cisterna....

Shemo Cannadas-Santiago dijo...

Todos funcionan mejor con premios, por muy dueños suyos que sean, en eso consiste el refuerzo positivo; otra cosa es que requiera más o menos esfuerzo. Un punto importante para ese reforzador es que tiene que darse inmediatamente a la acción pretendida por el adiestrador, cosa que no suele ser fácil ni para los expertos.

Desde luego que lleva su tiempo, cualquier adiestramiento lo necesita;ese tiempo es el que dedicas a todo el proceso que tú has explicado y yo obvié, porque no era lo que más me interesaba.

Shemo Cannadas-Santiago dijo...

¡Ah! Se me olvidaba... aún no he visto a ningún gato tirar de la cadena, aunque sí me han dicho que los hay.

Quizás sea por ritualización de una serie de conductas que en principio fueran aleatorias.

Almu dijo...

Insisto, no creo que este proceso se haya enseñado mediante refuerzo positivo ( a lo mejor lo de tirar de la cadena si, pero me sorprendería mucho)
Se bastante de gatos y de adiestramiento......

Shemo Cannadas-Santiago dijo...

Y yo insisto en que los experimentos con gatos en la caja de Skinner dan resultados similares a perros, ratas, palomas... Todos ritualizan una conducta cuando quieren el premio.

A mí no me sorprende, mi propio abuelo enseñaba a sus gatos a no orinar en determinados sitios a base de restregarles el morro en el charco que habían dejado... y funcionaba. Si los castigos funcionan, no hay motivo para pensar que los premios no, tratándose de procesos cognitivos complementarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...