viernes, 7 de mayo de 2010

Estas otras bolsas también caen

      Una vez más me siento defraudado viendo el grado actual de la estupidez humana. Esta semana la joya viene por el asunto de las bolsas que Carrefour.

       Hace siete meses, la cadena francesa de hipermercados decidió poner a disposición del usuario bolsas biodegradables por el precio de 10 cents (por cierto, ¿sabíais que se llaman cents y no céntimos?) y esta semana se ha arrepentido y vuelve a las bolsas plásticas gratuitas.

       La medida que fue tomada en septiembre de 2009 cayó como un jarro de agua fría a muchos consumidores, que veían escandaloso tener que pagar "ese dineral" por sus bolsas de la compra mientras peleaban por salir de la crisis. Por otro lado, Carrefour, ya de paso, tenía la oportunidad de sacar un poquito más de dinero con la publicidad de proteger el medio ambiente (yo mismo consideré una oferta de trabajo para aquella campaña de concienciación... pero como se suele decir, me surgió algo mejor). Ahora, poco menos de medio año después, las cosas han cambiado, Carrefour ha perdido el 1'2% de sus ventas en España (un 1'2% de mi sueldo, me supone ponerme a dieta, para Carrefour, "tener que" despedir a unos cientos de empleados para que sus dueños no se pierdan un fin de semana en Bora-Bora) a causa de la traición doméstica de sus clientes, que han preferido ir a otros mercados a pagar cero céntimos por bolsas plásticas en lugar reutilizar las que ya tienen o llevar el carrito de la compra como nuestras madres y abuelas nos han enseñado.

       Y a Carrefour, obviamente, no le interesa el medio ambiente, sino ser competitivo. La palabra "competitivo" según la RAE es un tanto ambigua, pero en nuestra cabeza solemos tener la idea que significa algo así como "bueno"... no nos engañemos, lo que significa es "barato"... y para ellos, "rentable". Además, seguro que de nuevo volverá el vendaval de "cógete unas cuantas bolsas más", "tira la bolsa al suelo cuando no te vean", "tenemos que gastar tanto más en producir bolsas"...

       He aquí un ejemplo más de que el Desarrollo Sostenible es imposible si está supeditado a la mecánica del dinero. Y he aquí otro ejemplo más de lo vagos que somos, de lo mucho que exigimos a nuestros políticos y empresarios para cuidar el medio ambiente y salir de la crisis, y lo poco que hace el ciudadano de a pie.

4 comentarios:

Zitlaly Osuna dijo...

Y en México que nos peleamos porque ya eliminen las bolsas de plástico en los súper mercados... al menos ya comienzan a dar cajas, en lugar de estas.

Shemo Cannadas-Santiago dijo...

Supongo que cajas de material reciclado... porque si no, estamos en las mismas... Conociendo el percal, aquí la gente también se quejaría... ya se inventaría algo, que no tienen asas o cualquier cosa de esas. El ser humano es el rey de las quejas tontas. Un ejemplo... no sé si será verdad, me lo contaba una profesora de inglés cuando yo era pequeño. En Inglaterra los periódicos son gigantescos, y durante una época empezaron a hacerlos de un tamaño más normalito; bien, pues se tuvieron que echar atrás porque se habían quejado las amas de casa, porque ya no les daba para envolver el pescado.

Rodia dijo...

Vale, muy bien, muy bonito, pero.... ¿Y por qué no bolsas biodegradables sin cobrarlas?

Shemo Cannadas-Santiago dijo...

Pues ya lo dije en el post, así Carrefour también se lleva un dinerillo con la cosa de proteger el medio ambiente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...